Depo-provera
150 mg/ml logo pfizer ultimo.jpg

Suspensión inyectable

Anticonceptivo sistémico y anticancerígeno

(Medroxiprogesterona acetato)

FÓRMULA

Cada mL contiene:

Medroxiprogesterona acetato

150 mg

Excipientes c.s.p.

1 mL

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA EN HUMANOS: DEPO-PROVERA es una suspensión acuosa para administración intramuscular que permite la supresión de la ovulación durante 3 meses con una sola aplicación.

El acetato de medroxiprogesterona administrado parenteralmente en las dosis recomendadas a mujeres con estrógenos endógenos adecuados transforma el endometrio proliferativo en endometrio secretorio.

El acetato de medroxiprogesterona inhibe (en el rango de dosis usual) la secreción de gonadotropina hipofisiaria, lo cual, previene la maduración folicular y la ovulación. Debido a su acción prolongada y a la dificultad resultante en predecir el tiempo de eliminación después de una aplicación, el acetato de medroxiprogesterona no esta recomendado en amenorrea secundaria o sangrado uterino disfuncional, en estas condiciones se recomienda la terapia oral.

Acción farmacológica: Anticonceptivo sistémico y anticancerígeno.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Prevención del embarazo: La medroxiprogesterona parenteral está indicada para prevención del embarazo. En el tratamiento de síntomas vasomotores en mujeres post-menopaúsicas: bochornos.

Endometriosis (tratamiento): La medroxiprogesterona parenteral está indicado para el tratamiento de endometriosis.

Carcinoma de mama (tratamiento): Medroxiprogesterona parenteral está indicado en el tratamiento de carcinoma de mama sólo en mujeres post menopaúsicas.

Es usada como terapia adjuntiva o paliativa en el tratamiento de carcinoma avanzado (inoperable, recurrente o metastático) hormonalmente dependiente.

Carcinoma renal (tratamiento) : La medroxiprogesterona parenteral está también indicado en el tratamiento de carcinoma metastático renal como terapia adjuntiva y/o paliativa cuando es usado para el tratamiento de carcinoma avanzado (recurrente o metastático) hormonalmente dependiente.

Carcinoma endometrial (tratamiento): La medroxiprogesterona parenteral está indicada como terapia adjunta y/o paliativa en el tratamiento de carcinoma endometrial hormonalmente dependiente avanzado (recurrente o metastásico).

Nota: Como puede ocurrir pérdida de la densidad mineral ósea (DMO) en las mujeres premenopáusicas que usen el medroxiprogesterona inyectable a largo-plazo, para las indicaciones de prevención del embarazo/ endometriosis (ver Advertencias), se debe considerar una valoración riesgo/beneficio, que también tome en cuenta la disminución en la DMO que ocurre durante el embarazo y/o la lactancia.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Las siguientes interacciones de fármacos y/o problemas relacionados han sido seleccionadas en base a su significancia clínica potencial (mecanismo posible entre paréntesis cuando sea apropiado) – no necesariamente inclusive (>> = mayor significancia clínica):

Nota: Las combinaciones que contienen cualquiera de los siguientes medicamentos, dependiendo de la cantidad presente, también pueden interactuar con este medicamento.

>> Aminoglutetimida: Puede disminuir significativamente las concentraciones séricas de medroxiprogesterona oral y parenteral por medio de un mecanismo indeterminado; se ha indicado que la aminoglutetimida puede disminuir la absorción intestinal de la medroxiprogesterona oral.

>> Medicamentos que inducen la enzima hepática, como carbamazepina, fenobarbital, fenitoina, rifabutina o rifampina: Se ha indicado que la eficacia disminuida de algunas progestinas, incluyendo los implantes subdérmicos de levonorgestrel, puede ser causada por un metabolismo aumentado de las progestinas por estos fármacos.

La fenitoína y la rifampina aumentan las concentraciones séricas de la globulina de fijación de la hormona sexual [SHBG]; esto disminuye significativamente la concentración sérica del fármaco libre para algunas progestinas, el cual es de principal interés en pacientes que utilizan progestinas para anticoncepción.

No se tiene disponibles datos de interacción de fármacos para la rifabutina, pero debido a que su estructura es similar a la de la rifampina, se recomienda precauciones similares con su uso concomitante con progestinas.

Se ha demostrado que el megestrol no afecta la farmacocinética de la rifabutina; no se ha estudiado si la rifabutina cambia la farmacocinética de megestrol.

Alteraciones de los valores de laboratorio: Las siguientes han sido seleccionadas en base a su significancia clínica potencial (posible efecto entre paréntesis cuando sea apropiado) – no necesariamente inclusive (>> = mayor significancia clínica):

• Con valores de pruebas de laboratorio

– Apolipoproteína A y Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y Colesterol Total y Triglicéridos: Las concentraciones séricas pueden aumentar o disminuir y pueden diferir dependiendo del tipo de progestina, dosis, dosificación y duración de la terapia. En general, todas las progestinas disminuirán las concentraciones de triglicéridos y de colesterol total. La medroxiprogesterona parenteral, en dosis bajas, no produce una disminución significativa en las concentraciones de colesterol HDL; dosis orales pueden ocultar un aumento de HDL inducido por estrógenos. En contraste, las progestinas derivadas de la 19-nor-testosterona disminuyen significativamente el colesterol HDL así como el colesterol total.

– Apolipoproteína B y Lipoproteínas de baja densidad (LDL): Las concentraciones séricas pueden aumentar y pueden diferir dependiendo del tipo de progestina, dosis, dosificación y duración de la terapia.

– Factores de coagulación II, VII, VII, IX y X, y protrombina: Las concentraciones séricas pueden incrementarse a pesar de que los estudios no han mostrado resultados consistentes; no se ha reportado ningún cambio en los factores de coagulación con medroxiprogesterona parenteral para anticoncepción.

– Gonadotropina y Globulina de Fijación de la Hormona Sexual (SHBG): La concentración sérica puede disminuir.

– Pruebas de la función hepática: Los valores pueden aumentar; si resultan anormales con el uso de medroxiprogesterona parenteral, las pruebas hepáticas pueden repetirse 4 a 6 meses después de su descontinuación.

– Captación de T3: Los valores pueden disminuir debido al incremento de globulina fijadora de tiroides [TBG]; la concentración de T4 libre permanece sin alteraciones.

– T4, total: No se ve afectado por la mayoría de las progestinas pero las concentraciones disminuyen ligeramente con el levonorgestrel; la concentración de T4 libre permanece sin alteraciones.

CONSIDERACIONES MÉDICAS/CONTRAINDICACIONES: Las consideraciones medicas/contraindicaciones incluidas han sido seleccionadas en base a su significancia clínica potencial (razones proporcionadas entre paréntesis cuando es apropiado) – no necesariamente inclusive (>> = mayor significancia clínica).

Excepto bajo circunstancias especiales, estos medicamentos no deben ser utilizados cuando existan los siguientes problemas médicos:

>> Malignidades o tumores en mamas, sospecha o conocimiento de – (pueden empeorar las condiciones en algunos pacientes que no responden; sin embargo, algunas progestinas son utilizadas para tratamiento paliativo en pacientes seleccionados).

>> Enfermedad vascular cerebral, o

>> Tromboflebitis o enfermedad tromboembólica, activa o historia pasada de – (grandes dosis de progestinas utilizadas para tratar el cáncer de mama y de próstata han sido asociadas con un ligero riesgo de condiciones trombogénicas; el mecanismo no está claro y puede deberse a la condición de fondo. Los problemas no han sido asociados con dosis bajas utilizadas para anticoncepción, incluyendo medroxiprogesterona parenteral, anticonceptivos orales solo con progestinas, e implantes subdérmicos de levonorgestrel).

>> Enfermedad hepática, aguda, incluyendo tumores hepáticos benignos o malignos – (el metabolismo de derivados de 19-nor de las progestinas de tipo testosterona puede verse afectado; también, las progestinas pueden empeorar esta condición).

Hipersensibilidad a la progestina recetada o a cualquiera de sus componentes o a cualquier otra progestina

>> Embarazo, sospecha o conocimiento de– (el uso de progestinas sintéticas durante el embarazo puede resultar en la virilización de un feto mujer y, en un pequeño número de casos, aumenta el riesgo de hipospadias en un feto varón).

(El uso para diagnostico de embarazo está contraindicado).

>> Sangrado del tracto urinario, no diagnosticado o

>> Sangrado uterino o genital, no diagnosticado – (el uso de una progestina puede demorar el diagnóstico enmascarando las condiciones de fondo, incluyendo el cáncer).

Debe considerarse el riesgo-beneficio cuando existan los siguientes problemas médicos:

• Asma, o

• Insuficiencia cardiaca, significativa o

• Epilepsia, o

• Hipertensión, o

• Cefaleas migrañosas, o

• Disfunción renal, significativa – (la retención de líquidos puede ser causada por algunas progestinas, especialmente en altas dosis, y puede agravar estas condiciones).

• Alteraciones en el SNC, como depresión o convulsiones, historia de – (las progestinas, como el levonorgestrel, la medroxiprogesterona, o la noretindrona, pueden empeorar estas condiciones. Se ha reportado casos de convulsiones con el uso de la medroxiprogesterona parenteral; sin embargo, no se ha establecido una asociación clara. En un estudio pequeño de 14 mujeres con convulsiones no controladas, la medroxiprogesterona redujo la frecuencia de la convulsión en 30%. Sin embargo, el uso de muchos medicamentos para el control de convulsiones redujo la eficacia anticonceptiva de muchos anticonceptivos).

• Diabetes mellitus – (dosis altas de progestinas pueden alterar el metabolismo de los carbohidratos por medio de un mecanismo desconocido, produciendo una disminución ligera en la tolerancia a la glucosa en algunos pacientes) (la medroxiprogesterona parenteral puede disminuir la tolerancia a la glucosa en algunos pacientes por medio de un mecanismo indeterminado; ha sido utilizada con precaución para la anticoncepción en pacientes diabéticos).

• Enfermedad o disfunción hepática, historia de – (el metabolismo de las progestinas, específicamente el de las progestinas androgénicas, puede alterarse y contribuir a la condición hepática).

• Hiperlipidemia – (algunas progestinas, específicamente las progestinas androgénicas, pueden aumentar los niveles de LDL y disminuir los de HDL y agravar problemas al controlar la hiperlipidemia)

>> Factores de riesgo de osteoporosis, como:

– Anorexia nerviosa, o

– Uso crónico de alcohol y/o tabaco

– Uso crónico de fármacos como anticonvulsivos o corticosteroides que pueden reducir la masa ósea

– Enfermedad ósea metabólica, o

– Osteoporosis, historia familiar de, o

>> Otros factores de riesgo significativos para densidad mineral ósea – (el efecto general sobre la densidad ósea para progestinas todavía no ha sido establecido y puede depender del tipo de progestina, dosis, y sexo y edad del paciente. Específicamente, la medroxiprogesterona parenteral para anticoncepción está asociada con una pérdida significativa de la densidad mineral ósea (DMO) ya que el metabolismo óseo se acomoda a un nivel de estrógeno menor. La disminución de DMO parece ser al menos parcialmente reversible luego de la descontinuación de la medroxiprogesterona parenteral. La perdida ósea es mayor con una duración de uso incrementada. Debe considerarse otros métodos anticonceptivos, especialmente para uso a largo plazo, en mujeres y adolescentes con factores de riesgo de osteoporosis debido a que la medroxiprogesterona parenteral puede causar un riesgo adicional en estos pacientes. La mayor pérdida ósea es evidente en los primeros años de uso, es generalmente reversible, y posiblemente refleja otros factores, como el hipoestrogenismo, cuando se usa una progestina de manera individual.

Un estudio prospectivo ha reportado que el uso de solo medroxiprogesterona oral para el tratamiento de síntomas menopaúsicos mostró un efecto protector contra la pérdida ósea; otros estudios, particularmente aquellos en los cuales la progestina fue combinada con estrógeno, también han mostrado un efecto protector).

>> Alteraciones tromboembólicas, incluyendo enfermedad cerebrovascular, embolismo pulmonar, trombosis retinal, historia de, o

Tromboflebitis, historia de – (grandes dosis de progestinas utilizadas para tratar el cáncer de mama y de próstata han sido asociadas con un ligero riesgo de condiciones trombogénicas; el mecanismo no es claro y puede deberse a la condición de fondo. también han ocurrido problemas con megestrol 67, 134. Los problemas no han sido asociados con dosis bajas utilizadas para anticoncepción, incluyendo la medroxiprogesterona parenteral, los anticonceptivos orales solo de progestina, o los implantes sub-dérmicos de levonorgestrel para pacientes con una historia de alteraciones tromboembólicas o tromboflebitis 66, 71, 72, 73, 74, 82, 86, 88, 105, 111, 123, 130, 132, 135)

Monitoreo del paciente

Lo siguiente es especialmente importante en el monitoreo de pacientes (otras pruebas pueden sugerirse en algunos pacientes, dependiendo de la condición; >>= mayor significancia clínica):

>> Densidad mineral ósea [DMO]: Debe evaluarse si una mujer necesita utilizar medroxiprogesterona parenteral para el manejo del dolor asociado con la endometriosis o como método de anticoncepción de largo plazo (mayor a 2 años) y si otros métodos anticonceptivos son inadecuados; en adolescentes, la evaluación de DMO debe tomar en cuenta la edad del paciente y su madurez esquelética.

• Examinación de mamas: Deben realizarse de manera rutinaria, especialmente con el uso prolongado de progestinas.

• Prueba de papanicolau (Pap) y

• Examinación física: Determinado por un médico, con atención especial al abdomen, mamas y órganos pélvicos; pre- y postinspección del sitio de inserción y retiro de los implantes subdérmicos de levonorgestrel con una inspección anual del sitio de implante durante su uso.

PRECAUCIONES A CONSIDERAR

Carcinogenicidad: Se establece el beneficio de reducir la incidencia de hiperplasia endometrial y cáncer endometrial adicionando progestina a un régimen de estrógenos en una terapia hormonal ovárica para logar el efecto de los estrógenos en el útero.

• Medroxiprogesterona: Estudios a largo plazo en humanos que utilizan medroxiprogesterona parenteral para anticoncepción no han encontrado ningún incremento en el riesgo global de cáncer ovárico, hepático, de mama o cervical, y han encontrado un efecto prolongado protector de reducción del riesgo de cáncer endometrial durante al menos 8 años. El posible efecto protector puede disminuirse con el uso concomitante de estrógeno; sin embargo, el riesgo durante el curso de la vida de desarrollar cáncer endometrial no aumenta en mujeres con úteros que reciben estrógeno más una progestina durante 10 a 20 años. A corto plazo, el riesgo inicial de cáncer de mama con exposición a medroxiprogesterona parenteral puede aumentar en los primeros 4 años luego de su exposición inicial en mujeres menores de 35 años de edad. El riesgo disminuye con la duración de uso y no resulta en un aumento general del riesgo de desarrollar cáncer de mama. Estudios en monos a los que se les administró dosis de 3, 30 y 150 mg por kg (mg/kg) de peso corporal cada 90 días durante 10 años produjeron carcinomas no diferenciados del útero en unos cuantos monos que recibieron dosis de 150 mg/kg. No se reportaron tumores uterinos en monos que recibieron otras dosis o en monos control; no se produjeron anormalidades uterinas en estudios similares en ratas luego de 2 años. Se desconoce la relevancia de estos hallazgos en humanos.

Tumorigenicidad

Tumorigenicidad/Mutagenicidad

• Medroxiprogesterona: No se han realizado estudios en humanos.

Se desarrollaron nódulos mamarios, algunos de los cuales fueron malignos en el grupo de dosis alta, en un número de perros tipo sabueso a los que se les administró dosis de 3 o 75 mg/kg de medroxiprogesterona cada 90 días durante 7 años. En est